bannerhcd3.fw.png
Protección Animal: La ley que defiende a los sin voz de la violencia humana
Publicado: 06/15/17 02:47:p. m.

Paraguay podría dar un enorme salto en materia de civilidad, de ser promulgada la última modificación a la Ley de Protección Animal, con la que se establecería penas carcelarias y la prohibición de tenencia para agresores de animales. Esta iniciativa que cuenta con media sanción de Diputados, fue trabajada con activistas locales para la protección de animales y del medioambiente, en conjunto con los diputados Óscar Tuma (ANR-Capital) y Carlos Portillo (PLRA-Alto Paraná).

Si bien, nuestro país tiene antecedentes previos en esta materia, como el decreto-ley Nº 67, firmado en 1953, por el que se reprimían los actos de crueldad contra los animales, la nueva ley viene a cumplir el anhelo de rescatistas voluntarios, quienes hace tiempo exigen una legislatura de primer mundo, en la que se instauren penas rígidas a quienes dañen o no cuiden como es debido a las mascotas.

En respuesta a ello, las modificaciones no sólo contemplan penas de hasta dos años para quienes agredan de forma física o psicológica a los animales de compañía, sino que también considera los casos de incumplimiento del cuidado, zoofilia, abandono, cría y comercialización de animales sin licencia, entre otros.

El espíritu de la Ley se basa principalmente en concientizar a las personas de que si maltratan mascotas domésticas, en los casos más graves e inhumanos pueden ir a la cárcel pero sobre todo, que entiendan que ellos sienten, sufren y que son parte de una familia, por eso merecen respeto, cuidado y amor.

Isabel Mezquita, una de las propulsoras del proyecto, sostuvo que de aprobarse, significaría un gran avance en el cuidado de las mascotas y remarcó que las organizaciones de protección están comprometidas con el proyecto.


Sanciones por omisión de auxilio

¿Iría a la cárcel por atropellar a un perro o gato?, es la pregunta más común atendiendo al índice diario de accidentes viales que involucran a animales domésticos, sin embargo los cambios a la ley 4840, estipulan que en caso de un accidente vehicular donde una mascota resulte lesionada o muerta y no haya existido intención manifiesta por parte del conductor en provocar el evento, no se aplicará la pena, pero vale aclarar que los casos de omisión de auxilio sí son pasibles de recibir castigo.

Por otra parte, en caso de que un perro ataque a un ser humano y en el acto éste mate al animal, la persona no se considera culpable ya que actuó en defensa propia, más la pena recaerá sobre el dueño del animal que no lo cuida de manera responsable, más aun teniendo en cuenta si la mascota es de una raza fuerte.

La pena será la prohibición de tener mascotas domésticas por el plazo máximo de hasta 10 años.


Mandy y Tony, historias que cambiaron las leyes

El 31 de diciembre del 2011, Mandy, una mestiza que vagaba por las calles del barrio Mundo Aparte, fue víctima de un acto de salvajismo, unos jóvenes pusieron un petardo encendido en su hocico, destruyendo por completo la mandíbula del animal.

Este fue el caso que dio pie a la creación de la ley 4840 “De protección Animal”, promulgada luego de dos años del ataque a Mandy, quien gracias a la solidaridad de fundaciones, activistas particulares, veterinarios voluntarios y la ciudadanía que se embanderó con la causa, hoy puede vivir en un hogar seguro y con el respeto que cualquier ser vivo merece.

Si bien, ella se recuperó por completo de las lesiones causadas por la crueldad humana, tras la operación de reconstrucción a la que fue sometida, Mandy quedó con secuelas psicológicas y un terror justificado a las personas, según informaron en medios de comunicación sus cuidadoras.

Por otra parte, en octubre del año 2015, ya con la ley de protección promulgada, la ciudadanía se enteraba mediante un video subido a las redes sociales, que en el Área 4 de Ciudad del Este, dos hombres y una mujer, inmovilizaron y agredieron a martillazos a Tony, un perro de la raza Pitbull que había sido denunciado como extraviado por su dueña unas horas antes.

Cuando Tony quedó inconsciente, lo metieron en la baulera de un auto para posteriormente tirarlo en una zanja. Nuevamente fue rescatado y llevado a una veterinaria en Foz de Iguazú, donde fue sometido a una reconstrucción del cráneo.

En tanto Tony se recuperaba, varios grupos de protección animal y ciudadanos que se enteraron de lo ocurrido, organizaron marchas en distintas ciudades del país de manera a repudiar el hecho. Luego de este ataque, se acrecentó la intención de incorporar penas carcelarias a personas que dañen o maten animales por mera crueldad.

Ambas historias demostraron lo inhumano que puede llegar a ser el hombre, pero a la vez, marcaron un antes y un después en el sistema legal paraguayo, hicieron que los ciudadanos, los activistas y hasta la clase política, despierten a la realidad que viven los llamados “sin voz” en nuestro país y nos acercaron un paso más a la civilización y al respeto por la vida en sí.


Temas / Categorías
No hay Temas

Compartir esta noticia


Últimas Noticias Publicadas